20:15 h. Domingo, 16 de Diciembre de 2018

Carreño Focus

La Mancomunidad Cabo Peñas, en la encrucijada

Las dificultades económicas municipales en estos tiempos hacen que peligren en general todas las mancomunidades, pensadas en un principio como organismos de compartición de recursos y por tanto de ahorro. Estas dificultades vienen dadas por disminuciones de las aportaciones del Estado y la Autonomía y también por dificultades financieras internas propias de cada municipio.
La mancomunidad de Carreño y Gozón, Cabo Peñas, no se escapa a ello y la situación económica principalmente del Ayuntamiento de Gozón, hace que peligre sino está ya herida de muerte.
carrenofocus  |  30 de Septiembre de 2012 (23:02 h.)
Más acciones:

Inicialmente pensada para ofrecer un servicio, su servicio estrella de piscina, fue adquiriendo contenidos con el paso del tiempo y en ella fueron desarrollándose servicios para los municipios de Carreño y Gozón; oficina técnica, jurídica, oficinas de consumo e información juvenil, medicina deportiva... Las aportaciones igualitarias de ambos municipios sumadas a las aportaciones presupuestarias de otras administraciones mantuvieron la actividad mancomunal con normalidad sin mayores sobresaltos hasta estos últimos tres años.

El Ayuntamiento de Carreño parece dispuesto a mantener sus aportaciones, sin embargo Gozón, sumido en una crisis presupuestaria sin precedentes pretende una reducción de presupuesto con el objeto de aligerar su gasto corriente municipal. La disminución unilateral de las aportaciones de cualquiera de los municipios, en este caso Gozón, hace peligrar los servicios prestados con las repercusiones sociales y de empleo consiguientes.

Las alternativas que se presentan no son halagüeñas; desaparición de la Mancomunidad, reducción de la misma a un convenio para la piscina que es quizás el mayor nexo común entre ambas administraciones o el mantenimiento de una mancomunidad con servicios reducidos.

Cualquiera de estas alternativas tendrá consecuencias sobre el empleo, y legales para los Ayuntamientos, obligados a asumir los costes de la posible reducción, bien sea incorporando su parte de personal a las plantillas municipales o indemnizando en caso de despidos, dependiendo, claro está, de las regulaciones laborales en ese aspecto.

Esperemos que la solución a esta crisis en Peñas, creemos que en breve tiempo, sea la menos lesiva para todos.